CECOES 1-1-2 y SUC participaron en un simulacro de accidente aéreo en el sur de Gran Canaria

06/06/2012

CANASAR 2012

El Centro de Coordinación de Emergencias y Seguridad (CECOES) 1-1-2 y el Servicio de Urgencias Canario (SUC) del Gobierno de Canarias participaron, esta mañana, en el simulacro de accidente aéreo que organizó el Servicio de Búsqueda y Salvamento Aéreo (SAR) del Ejército del Aire.

06/06/2012

CANASAR 2012 CANASAR 2012 CANASAR 2012

El ejercicio ha sido organizado por el Servicio de Búsqueda y Salvamento Aéreo (SAR) en Canarias, que pertenece al Ejército del Aire

El SUC asistió a 59 heridos, 18 de ellos graves trasladados por vía aérea al Hospital Universitario Doctor Negrín


El Centro de Coordinación de Emergencias y Seguridad (CECOES) 1-1-2 y el Servicio de Urgencias Canario (SUC) del Gobierno de Canarias participaron, esta mañana, en el simulacro de accidente aéreo que organizó el Servicio de Búsqueda y Salvamento Aéreo (SAR) del Ejército del Aire.

Como consecuencia del accidente, el personal del SUC confirmó la existencia de 79 fallecidos y asistió en el lugar a 59 heridos, 18 de ellos graves que fueron evacuados en diferentes helicópteros al Hospital Universitario Doctor Negrín, y 41 de diversa consideración, trasladados en ambulancias a diferentes centros hospitalarios del sur de Gran Canaria.

Cerca de 400 personas y diversos medios terrestres y aéreos de los servicios de emergencia y seguridad de Canarias trabajaron de forma conjunta en la coordinación de recursos ante el accidente simulado de un avión comercial, en el que viajan unas 150 personas y seis tripulantes y que, tras sufrir problemas técnicos, impactó en Playa Bea, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana.

A partir de la alerta ficticia recibida en el CECOES a las 08:48 horas, proveniente del Centro Coordinador del SAR, el 1-1-2 activó los recursos de emergencia y seguridad necesarios para intervenir en el accidente aéreo.

Para la realización de una eficiente coordinación de los recursos intervinientes, el CECOES 1-1-2 desplazó al lugar de los hechos un vehículo de coordinación con material de comunicaciones y logística, cuya dirección fue gestionada por un jefe de sala que contó además con el apoyo de un responsable de gestores operativos y un técnico de comunicaciones.

El material enviado por el 1-1-2 al lugar permitió al CECOES disponer de imágenes en tiempo real del incidente gracias a la cámara remota que se ubicó en el citado vehículo, lo que permite una mejor activación de recursos. Asimismo, facilitó las comunicaciones entre los servicios intervinientes y la Sala Operativa ya que se disponía de dos repetidores analógicos, una pasarela de comunicaciones de la Red Tetra que permite ofrecer cobertura donde no la hay, un maletín de comunicaciones analógica y 20 terminales Tetra, un sistema integrador de comunicaciones analógicas y digitales, un enlace de telefonía GSM para el Puesto de Mando Avanzado y dos grupos electrógenos que permitían la alimentación de todos estos sistemas.

Por su parte, el Servicio de Urgencias Canario (SUC) organizó todo un dispositivo de asistencia sanitaria para las víctimas que comenzó con el establecimiento de un Puesto Médico Avanzado (PMA) en el lugar del incidente desde donde un responsable y un técnico coordinaron, conjuntamente con el 1-1-2, toda la intervención. Para ello, se estableció una zona de triage de los heridos y se montaron dos hospitalitos, pertenecientes al SUC y a la Cruz Roja, con capacidad para 40 personas donde se iban realizando las primeras asistencias. A todo esto se sumó la existencia de dos ambulancias medicalizadas, la Unidad Móvil de Catástrofes (UMCAT), un vehículo de coordinación y otro de logística.

Los médicos del SUC han sido los encargados de realizar el método de triage, o valoración de los afectados, a los que se les colocó unas tarjetas identificativas con colores, en función de la gravedad de las heridas que presentan. El color negro se utiliza para señalar a los fallecidos, el rojo a los heridos de carácter grave, el amarillo a los afectados con lesiones menos grave, mientras que el color verde corresponde a aquellos que no precisan traslado a un centro sanitario o que están ilesos. Con estos identificativos se establece la prioridad para recibir asistencia sanitaria en el lugar y para trasladar a los pacientes a un centro hospitalario.

A partir de ese momento, se estableció una noria de evacuación de los heridos a los diferentes centros hospitalarios y sanitarios tanto en ambulancias como en los medios aéreos correspondientes para los pacientes más críticos.

En total, participaron en el simulacro un equipo de casi 40 profesional del SUC que estuvieron distribuidos entre el lugar del incidente y en el Hospital Universitario Doctor Negrín. En el PMA participaron varios médicos y enfermeros asistenciales, así como gestores y técnicos de coordinación, a los que se unieron, en la helisuperficie del citado centro hospitalario, médicos del Servicio de Urgencias del Negrín y más de una docena de alumnos de Técnico de Emergencias Sanitarias del Instituto (IES) Primero de Mayo que, junto con el personal del SUC, se encargaron de realizar un segundo triage para una coordinada distribución de los heridos en los diferentes centros hospitalarios mediante ambulancias medicalizadas y de soporte vital básico.