El aporte de lava hace que las coladas crezcan en altura, aunque su frente apenas avanza

16/10/2021

El punto de emisión reactivado ayer a 300 metros de la base del cono principal solo emite cenizas y hoy su actividad es menor

Las condiciones meteorológicas actuales son desfavorables para la calidad del aire, con previsión de que esta circunstancia se extienda las próximas 24/36 horas

El Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (PEVOLCA) del Gobierno de Canarias, que dirige el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, analizó el informe diario del Comité Científico en el que se constata el mecanismo estromboliano de la erupción, observándose un aumento de las fases efusivas frente a las explosivas, lo que está originando un mayor aporte de lava y menor expulsión de piroclastos y cenizas.

Según los expertos, la existencia de tubos lávicos, y el hecho de que las coladas hayan aumentado en altura y se ensanchen ligeramente hace que el frente de estas apenas avancen.

El Director Técnico del PEVOLCA durante las jornadas de ayer y hoy, Rubén Fernández, indicó que si no se producen nuevas desviaciones del recorrido de la lava, ni aumentan las concentraciones de gases, no está previsto, por el momento, realizar nuevas evacuaciones.

Por su parte, la portavoz del Comité Científico y directora del IGN en Canarias, María José Blanco,  aclaró que en la tarde de ayer se reactivó un antiguo punto de emisión situado a unos 300 metros al sureste de la base del cono principal, manifestando una actividad freatomagmática aunque solo con emisión de cenizas y no de lava. Los científicos que han visionado este centro confirman que simplemente está emitiendo cenizas y ha disminuido su actividad.

A este respecto, el Director Técnico informó que se está realizando un seguimiento continuo de este punto de emisión y que por el momento no ha afectado a las acciones vinculadas al riego o retirada de enseres por parte la población evacuada en toda la zona sur de la colada primigenia.

Igualmente explicó que se siguen monitorizando las coladas que se ubican al sur de la montaña de La Laguna. En concreto, dijo que la que se encuentra más próxima a la montaña ha continuado evolucionando en dirección al oeste y en estos momentos se sitúa a una distancia de unos 300 o 400 metros del mar, con una velocidad de avance es más lenta que ayer.

En cuanto a la colada situada más al norte y de la que surgió un apéndice, Fernández indicó que ha continuado avanzando a un ritmo lento y destacó que desde el PEVOLCA se está realizando un seguimiento muy intenso en esta zona, ya evacuada, por ser la más activa en cuanto al avance de las coladas.

Respecto a la sismicidad, Blanco explicó que está mantenida a una profundidad situada entorno a 36 – 37 kilómetros y no hay datos que hagan pensar que vaya a cambiar esta tendencia y recalcó que existe una clara probabilidad de que en los próximos días se produzcan terremotos más sentidos por la población debido a su intensidad. “Ya se ha alcanzado un techo de 4,6 de magnitud y una intensidad de V y esto puede ser superado en las próximas jornadas”, insistió.

La portavoz del Comité Científico señaló que las condiciones meteorológicas actuales son desfavorables desde el punto de vista de calidad del aire, debido a la presencia de una inversión térmica acusada, el incremento de la suspensión de partículas inferiores a 10 micras (PM10) a causa de la presencia de polvo desértico como consecuencia de la entrada de una masa de aire de origen sahariano. Las previsiones apuntan a que esta situación se extienda durante las próximas 24 – 36 horas.

Por ello, Rubén Fernández apuntó que se está monitorizando permanentemente los valores aportados por las estaciones de medición de la calidad del aire y añadió que  ante un posible empeoramiento de estos valores, desde el PEVOLCA podrían adoptarse medidas puntuales de confinamiento de la población en el entorno de riesgo, como ya se ha hecho en otras ocasiones. Mientras tanto, El director técnico insistió en que  la población debe continuar utilizando las medidas de autoprotección prestando especial atención a los colectivos de población vulnerables, que deben permanecer el menor tiempo posible en el exterior.

En cuanto a las conexiones aéreas, Blanco agregó que la disposición actual y la prevista del penacho ha provocado la caída de cenizas en el aeropuerto de La Palma, afectando en su operatividad, en los días inmediatos. Además, es probable que la nube de cenizas pueda perjudicar al espacio aéreo comprendido entre La Palma, La Gomera y norte de Tenerife.

Por lo que se refiere a la superficie afectada por el proceso eruptivo, Rubén Fernández informó que a día de hoy asciende a 724,41 hectáreas, 27,85 más que el día anterior. La anchura máxima es de 2.350 metros entre las coladas inferiores.  Asimismo explicó que en cuando a los daños registrados en las infraestructuras, según  el satélite Copernicus 1826 construcciones se encuentran destruidas y 97 dañadas parcialmente o en peligro, lo que hace un total de 1.923 edificaciones afectadas. Por su parte, según los datos facilitados por el catastro, las construcciones afectadas ascienden a 1058, de las cuales 854 son de uso residencial.

Dictamen diario del Comité Científico

Previamente a la reunión del Comité Director del PEVOLCA se reunió el Comité Científico del Plan en el que sus integrantes expusieron sus conclusiones sobre la evolución del fenómeno eruptivo desde el día de ayer. Este Comité Científico está coordinado por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias y lo integran representantes del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), Instituto Geológico y Minero de España (IGME), Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Instituto Español de Oceanografía (IEO), Universidad de La Laguna y Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Tales conclusiones fueron:

“La erupción fisural continúa mostrando mecanismo estromboliano (esto es, un mecanismo de carácter mixto, con fases de explosividad que producen depósitos piroclásticos y fases efusivas que producen las coladas de lava, de forma simultánea), ahora con predominio de la fase efusiva. En volcanología la magnitud de las erupciones volcánicas se mide en la escala del Índice de Explosividad Volcánica (VEI por sus siglas en inglés) con valores entre 0 y 8; en el caso de esta erupción el VEI estimado hasta ahora es 2.

El flujo principal de las coladas de lava discurre por el flanco norte, bajando por la parte norte de las coladas previas, siguiendo trayectorias hacia el oeste y noroeste, dentro de la zona de exclusión actual. Actualmente uno de los frentes activos ha alcanzado la base de la Montaña La Laguna, bordeándola por el oeste. A la salida del centro de emisión el flujo se concentra en un canal lávico escalonado. Su taponamiento momentáneo y las oscilaciones del caudal lávico, originan desbordamientos puntuales que forman coladas efímeras que se derraman lateralmente sobre el cono principal. Siguen activos los centros de emisión del cráter. En la tarde de ayer se reactivó un antiguo punto de emisión a unos 300 m al SE de la base del cono principal, manifestando una actividad freatomagmática con emisión de cenizas. El comienzo de este evento fue simultáneo a una mayor actividad freatomagmática de los centros de emisión del cráter del cono principal que habitualmente muestran actividad estromboliana. Actualmente, el nuevo centro ha disminuido su actividad. No se descarta la aparición de nuevos centros de emisión en el entorno del cono principal, así como otros observables superficiales (emisiones visibles de gas) dentro de la zona de exclusión.

La morfología del cono cambia de manera reiterada por los sucesivos procesos de crecimiento y reconfiguración. El proceso eruptivo puede mostrar episodios de incremento y disminución de la actividad estromboliana, así como pulsos con actividad freatomagmática.

La altura de columna de cenizas y gases medida hoy, así como su dispersión, alcanza los 4500 m.

Se prevé que continúe en altura (entre 1500 a 3000 m) el viento de componentes sur y oeste. La configuración del penacho de cenizas y SO2 se espera que continúe hacia el norte y nordeste durante las próximas horas (24 – 36 h). La disposición actual y la prevista del penacho provocan la caída de cenizas en el aeropuerto de La Palma, afectando a su operatividad. Además, es probable que la nube de cenizas pueda afectar a un estrato (alrededor del nivel de vuelo 100) del espacio aéreo comprendido entre La Palma, La Gomera y norte de Tenerife. Las condiciones meteorológicas son desfavorables desde el punto de vista de calidad del aire debido a la presencia de una inversión térmica acusada (de unos 4-5 °C situada entre 300-500 m). El material particulado de hasta 10 micras (PM10) se verá incrementado a causa de la presencia de polvo desértico, como consecuencia de la entrada de la masa de aire sahariana.

La sismicidad continúa localizándose, principalmente, cercana a la sismicidad de los primeros días, a profundidades entre 10 y 15 km. Se registran también terremotos situados a profundidades superiores a 20 km, que en las últimas horas han incrementado su frecuencia y magnitud. Se mantienen los valores altos de la amplitud de la señal de tremor, con pulsos de intensificación. La magnitud máxima observada ha sido 4.6 mbLg de un evento a 37 km de profundidad, y la intensidad máxima de V EMS también de un evento profundo. El nivel de sismicidad actual sigue indicando que es posible que se produzcan más sismos sentidos, pudiendo originar pequeños derrumbes en zonas de pendiente. La elevada sismicidad registrada a profundidades intermedias y profundas, se enmarcan en el mismo proceso eruptivo actual. No se registra sismicidad superficial significativa.

La deformación local en la estación más cercana al centro eruptivo producida en los últimos días, ha revertido. El resto de las estaciones no muestran una deformación significativa.

Durante el día de ayer (15/10), la emisión de dióxido de azufre (SO2) asociado al penacho volcánico (emanaciones visibles de gases volcánicos) continúa registrando valores altos y acordes al proceso eruptivo, alcanzando valores de 2882 toneladas diarias (valor subestimado). Así mismo, la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2), asociada a los 220 km2 de la dorsal volcánica de Cumbre Vieja (emanaciones no visibles de gases volcánicos), ha sido estimada en 1224 toneladas diarias a fecha de 15/10. La emisión difusa de CO2 en la estación geoquímica de Los Llanos (LP10) refleja una mayor fracción magmática-hidrotermal que la observada en la estación geoquímica de Fuencaliente (LP08). Todas estas observaciones geoquímicas son coherentes con el actual proceso eruptivo.

Respecto a la calidad del aire, durante la madrugada y primeras horas de la mañana de ayer se midieron valores altos de dióxido de azufre (SO2), que no llegaron en ningún caso a superar el umbral horario (establecido en 350 μg/m³), en las estaciones de Los Llanos, El Paso, Tazacorte y Puntagorda. Esos valores se fueron reduciendo a lo largo del día hasta valores bajos, volviendo a ascender en las estaciones de Puntagorda y Fuencaliente durante la noche hasta alcanzar valores cercanos al umbral horario, aunque sin llegar a rebasarlo.

Respecto a las partículas menores de 10 micras (PM10), durante la mañana de ayer se registró un evento de alta concentración de partículas PM10 en Los Llanos sobre las 10:00, alcanzando los 242 μg/m³, que posteriormente fue remitiendo, pero finalmente supuso la superación del umbral diario (establecido en 50 μg/m³). En el conjunto de estaciones las concentraciones de PM10 han ido aumentando durante el día de ayer coincidiendo con la entrada de una masa de aire sahariano.

OBLIGACIONES Y RECOMENDACIONES

PENACHO MARINO:

  • Se sugiere prestar mucha atención al pronóstico del viento para la monitorización de los posibles cambios de dirección del penacho y actuar en consecuencia, especialmente aquellas personas con el sistema respiratorio debilitado (por ejemplo, asmáticos) ya que son más vulnerables a concentraciones más bajas.
  • También se recomienda el lavado de los ojos después de cualquier exposición, ya que los síntomas, a menudo, no se perciben hasta más tarde.
  • Estos penachos marinos se pueden percibir hasta varios kilómetros de distancia de la fuente, aunque más diluidos. En el caso de que el penacho marino llegue a núcleos poblacionales, se recomienda permanecer en el interior de las viviendas siempre que sea posible y cerrar todas las puertas y ventanas.
  • Para la seguridad de la navegación de embarcaciones científicas que realizan labores científicas en esta área, se recomienda mantener una distancia de al menos 500 m para las zonas activas de los deltas de lava (con aporte de lava y manifestaciones visibles), reduciendo dicha distancia a 200 m para las zonas más estables. La navegación con fines científicos para la gestión de la emergencia, se puede realizar a distancias menores, bajo la responsabilidad del armador y el capitán o patrón de la embarcación, siempre y cuando se cuente con el visto bueno de la Dirección Técnica de PEVOLCA y Capitanía Marítima.

COLADAS LÁVICAS:

  • También se recomienda no aproximarse a las coladas de lava por el riesgo de exponerse a los gases emitidos, posibles desprendimientos y las altas temperaturas.
  • Ante los grandes espesores de colada de lava observados en algunos puntos, se pueden producir colapsos de su frente que, en zonas de mayor pendiente, pueden conllevar la formación de grandes fragmentos de colada, que pueden desprenderse del frente de la colada y que de forma repentina alcanzando distancias de varios metros desde el frente de colada, dependiendo de la topografía. También en zonas de gran pendiente, se puede producir pequeños flujos piroclásticos

CAIDA DE PIROCLASTOS:

  • Se recuerda que está establecido un radio de exclusión de 2.5 km en torno a los centros de emisión para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición a los gases.
  • En caso de intensificación de la actividad explosiva es posible que algunas detonaciones violentas puedan producir rotura del vidrio de las ventanas. Se recomienda alejarse de las ventanas hasta un radio de 5 km desde el cono.
  • En las zonas afectadas por una intensa caída de cenizas (que se observe una clara deposición sobre el suelo) y más aún si se observa bruma, se recomienda mantenerse en espacios interiores. Al aire libre, se recomienda así mismo el uso de mascarillas FFP2 y de sistemas de protección de ojos.
  • Ante la llegada de cenizas a otras islas, se recomienda en las afectadas, el uso de mascarillas quirúrgicas. Se recomienda la limpieza de azoteas en las que se acumulen espesores de cenizas de varios centímetros. Se insiste en que se sigan de manera precisa el procedimiento de retirada de cenizas de azoteas y suelo indicado por Protección Civil (humedecer ceniza, protección de ojos, llevar mascarilla, proteger la piel,…, véase documentación anexa). Para la retirada, se deben usar mascarillas FFP2, guantes, humedecer ligeramente para su barrido y evitando el uso de sopladores, salvo para la limpieza de las instalaciones aeroportuaria por personal especializado con sus EPIs correspondientes. El uso de los sopladores aumenta la resuspensión de las partículas más perjudiciales para la salud.

Para la seguridad de científicos en tierra dentro de la zona de exclusión se recomienda mantener una distancia de al menos 1000 m respecto al centro principal de emisión. La aproximación a distancias menores puede realizarse, con fines de observación científica para la gestión de la emergencia, con el visto bueno de la Dirección Técnica de PEVOLCA.

Desde el centro emisor actual en el sector sur, a distancias menores de 3 km y dentro de la zona de exclusión, se ha de extremar la atención a cualquier fenómeno observable, minimizando la exposición.

Sigue siendo imperativo el respeto de las zonas de exclusión terrestre y marítima, para mantener la integridad física de las personas.

Se ha reforzado el seguimiento continuo de la actividad y se comunicará cualquier cambio significativo que se observe. Manténganse atentos a la información que proporcionen las correspondientes autoridades de Protección Civil”.