El 1-1-2 Canarias atiende más de 6.700 llamadas en idiomas diferentes al español en 2010

12/03/2011

operación de demanda

Esta cifra supone un incremento de este tipo de atención multilingüe del 176% en la última década

El Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES) 1-1-2, dependiente de la Consejería de Presidencia, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, atendió durante el pasado año un total de 6.721 llamadas o demandas realizadas por alertantes que se expresan en inglés, alemán, francés o italiano.

Desde sus inicios el 1-1-2 Canarias ha incrementado su actividad en este tipo de atención multilingüe en un 176%. Hace diez años las llamadas atendidas rondaban las 2.400 al año y una década más tarde esta cifra casi se ha triplicado.

El mayor porcentaje de las llamadas atendidas en otros idiomas correspondió a las respondidas en inglés que alcanzó el 69,33% con un total de 4.660 llamadas. A continuación, se situaron las demandas realizadas en el idioma germano con un 22,90% y una suma de 1.539 llamadas. Por último, en tercer y cuarto lugar se clasificaron las atenciones en italiano que aglutinaron el 5,15% del cómputo global y las contestadas en francés con un 2,53%.

Por provincias la actividad en la atención de alertantes que no dominan la lengua hispana fue similar. La de Las Palmas dio respuesta a 3.495 de estas demandas mientras que la provincia de Santa Cruz de Tenerife atendió 3.226.

En cuanto los incidentes registrados, los cuales pueden estar vinculados con una o varias llamadas, la mayor parte estuvieron relacionados con seguridad con un 44,37% del cómputo global, seguidos por los incidentes sanitarios con un 25,23 % y los generados por petición de información que supusieron el 18,42%. En menor medida se registraron los servicios relacionados con accidentes, ya fueran de tráfico o de otro tipo, los incendios y los concernientes a salvamento marítimo.

Pioneros en atender las peticiones de ayuda en cinco idiomas las 24 horas

El CECOES 1-1-2 es el único centro coordinador de Europa que atiende las peticiones de ayuda de sus usuarios en cinco idiomas diferentes. Este servicio permite gestionar de forma rápida y eficaz las demandas de los más de 8 millones de turistas que visitan cada año el Archipiélago procedentes de diferentes países del mundo y que utilizaron el 1-1-2 durante
2010 en 17 ocasiones de media al día. Gracias a esta atención relacionada con la seguridad y las emergencias los turistas tienen un motivo más para elegir nuestro territorio como lugar de vacaciones.

En este sentido, desde el año pasado el 1-1-2 Canarias puso en marcha una campaña divulgativa denominada “Por unas vacaciones seguras”, que se implantará progresivamente en todas las islas, cuyo fin es que los turistas que visiten las Islas conozcan cuál es el teléfono único de emergencias y cómo funciona.

A través de folletos informativos en varios idiomas, que se facilitan en aeropuertos y alojamientos hoteleros a los turistas que llegan a las Islas; un tríptico con sencillas recomendaciones para evitar accidentes o golpes de calor, disponible en las habitaciones de los hoteles y alojamientos rurales; o parasoles para vehículos, con los principales datos que se deben dar cuando se realiza una llamada de emergencia y algunas recomendaciones para actuar en caso de calima o altas temperaturas, entregados en las oficinas de alquiler de coches ubicadas en los aeropuertos, son algunas de las acciones que se han llevado a cabo en las Islas.

Estas iniciativas, en colaboración con el Patronato de Turismo, grupos hoteleros y alojamientos rurales, operadores turísticos, agencias de viajes o centros comerciales y la participación activa de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Gran Canaria (FEHT) y la de Tenerife (ASHOTEL), que intensifican por su parte la labor de difusión y conocimiento del teléfono único de emergencias, se han puesto en marcha debido a que una buena parte de los turistas emplean en sus lugares de procedencia el mismo número de emergencias, el 1-1-2, ya que es común para todos los países de la Unión Europea, pero algunos no saben que fuera de ellos también pueden usarlo. Y más difícil aún resulta el caso de los turistas extracomunitarios cuyos teléfonos de emergencias son diferentes al nuestro, como en el caso de los estadounidenses con su 911, que desconocen totalmente adónde deben llamar.

A este tipo de acciones sobre turismo y seguridad han seguido otras, tales como el establecimiento de un sistema de aviso de alerta temprana por Fenómeno Meteorológico Adverso (FMA) dirigido a diferentes representantes del sector turístico, que contribuirá a lograr una comunicación efectiva con dicho sector y de esta manera una respuesta aún más eficaz en la gestión de las emergencias en caso de cambios climatológicos severos.

De este modo, Canarias integra a sus visitantes como parte de nuestra comunidad en cuanto a la información sobre emergencias se refiere.