El 1-1-2 Canarias participa en un simulacro de accidente aéreo en el Aeropuerto de Gran Canaria

10/06/2014

simulacro Gando    simulacro Gando

El 1-1-2 Canarias y el Servicio de Urgencias Canario (SUC), servicios gestionados por la empresa pública Gestión de Servicios para la Salud y Seguridad en Canarias (GSC), dependiente de las Consejerías de Economía, Hacienda y Seguridad y de Sanidad del Gobierno de Canarias, participaron hoy en el simulacro de accidente aéreo que tuvo lugar en el Aeropuerto de Gran Canaria y en que se vieron  implicados un avión comercial, un ATR-72, y una avioneta tipo Piper.

El 1-1-2 Canarias, tras recibir la alerta en la que se indicaba que se había registrado un accidente aéreo con múltiples víctimas, se encargó de la activación de los recursos de emergencia externos al recinto aeroportuario.

Asimismo, desplazó al lugar del incidente al vehículo de coordinación, junto a un técnico de coordinación operativa y un gestor de recursos que ejercieron de enlace con la sala operativa del 1-1-2 en Las Palmas suministrando información esencial de cara a la gestión de la emergencia y reforzando las  comunicaciones en el lugar del incidente.

En este ejercicio la asistencia sanitaria de las supuestas víctimas estuvo a cargo del  SUC que desempeñó el papel de mando sanitario y que contó con la colaboración de personal y recursos de Cruz Roja.

El Servicio de Urgencias Canario desplazó hasta el Aeropuerto a cuatro médicos (un director de la atención sanitaria desde el Puesto de Mando Avanzado, un responsable del triage de los heridos y dos médicos asistenciales); cuatro técnicos sanitarios, que se encargaron de la movilización de los recursos y de apoyar el trabajo del personal sanitario y un enfermero que intervino también en la atención sanitaria directa. Todos ellos asistieron a un total de doce personas de las cuales cinco fallecieron, cuatro resultaron heridos graves, dos menos grave y uno leve.

En cuanto a los recursos desplazados, fue movilizada la Unidad Móvil para Catástrofes (UMCAT) además de un vehículo de coordinación, un vehículo de logística y dos ambulancias de soporte vital básico cedidas para la participación en el simulacro por las empresas AMC e ISCAN.

De esta manera, ambos servicios, que participan continuamente en este tipo de ejercicios,  pudieron poner en práctica los protocolos establecidos ante incidentes con múltiples víctimas y pusieron a prueba la respuesta de su personal, tanto en la movilización de los recursos como en la atención de un gran número de víctimas que requieren de una atención especializada y rápida en el lugar del incidente.